La selección de un hipervisor de virtualización de servidores comienza con una decisión muy importante: ¿Necesitas una solución de virtualización basado en host o una solución basada en bare-metal? Una vez que hayas decidido qué tipo de hypervisor necesitas, hay otros muchos factores que tendrás que considerar.

Por supuesto un hypervisor que sea compatible con el hardware, que te permita una gestión simple y te de el rendimiento óptimo para tus necesidades, serán aspectos muy a tener en cuenta.

Estas serian las tres consideraciones, por este orden, en la elección de un hipervisor de virtualización.

Rendimiento

Si quieres un alto rendimiento, un hipervisor baso en bare-metal es en realidad tu única opción. Los hypervisores Bare-metal tienen controles avanzados de recursos que te permitan garantizar, establecer prioridades y limitar el uso de recursos de las máquinas virtuales.

Escalabilidad

Un hipervisor que sea robusto y altamente escalable es muy preferible para aquellos centros de datos de producción donde el rendimiento de las aplicaciones y los servicios son críticos.

Coste

Por supuesto, el coste es también algo a tener muy en cuenta. Son muchos los clientes que dicen que quieren funcionalidad A,B y C pero, ¿realmente lo necesitan? Ten en cuenta que a mayor número de funcionalidades en tu solución de virtualización de servidores, mayor será el coste su licencia asociada.