OpenStack es hoy en día un tema muy candente y con razón. La rápida evolución de la arquitectura de código abierto puede permitir a los departamentos de TI construir más rápidamente nubes de tipo infraestructura-como-un-servicio (IaaS).

La mayoría de los CEOs reconocen que una de las barreras fundamentales a la hora de implementar OpenStack es la falta de experiencia y de formación en el despliegue e implementación. Evidentemente, este hecho constituye un tremendo obstáculo en su adopción.

Ahora, nuestro objetivo con OpenStack en las soluciones DaaS (Desktop as a Services) es bien claro: evitar la dependencia de un proveedor en las soluciones de VDI y mitigar el “elevado” coste de las licencias de este en estos entornos, para pasar este ahorro a todos nuestros clientes finales.

Hasta ahora, la solución de facto para virtualizar los puestos de trabajo era la de usar una solución de VDI de alguno de los dos mayores fabricantes que ofrecen en la actualidad un bróker de VDI. El problema con estas soluciones es el elevado coste de sus licencias.

Por suerte, una nueva tecnología en el área de VDI de código abierto llamada OpenStack está mitigando el costo y es una opción viable para las organizaciones que buscan una alternativa en la virtualización del puesto de trabajo en su centro de datos. Parte de la misión de OpenStack es otorgar a los desarrolladores la capacidad de construir nubes públicas y privadas totalmente escalables y esta característica crea una sólida base para la virtualización del escritorio.

¿Cómo puede una compañía aprovecharse de las ventajas de OpenStack para el despliegue de escritorios virtuales alojados en la nube?

La respuesta es que todo lo que necesita es un connection broker independiente, un protocolo de display y OpenStack.

En la actualidad, nosotros mismos estamos usando OpenStack en nuestro portal de autoservicio, de plataforma ágil, utilizando código abierto para importantes clientes que necesitan virtualizar sus puestos de trabajo de una forma, segura, rápida y económica. Y si estás pensando que OpenStack tiene sus defectos, sobre todo para entornos de virtualización del puesto de trabajo, estás en lo cierto, pero eso es algo que se puede solventar debido a la facilidad de customización de los componentes de OpenStack sin incurrir en un coste excesivo para el cliente.

El futuro de OpenStack como solución DaaS en VDI es muy brillante. Las organizaciones pueden reducir enormemente el costo de la implementación de escritorios virtuales Windows a escala y ganar flexibilidad. A medida que siga madurando y el ecosistema a su alrededor crezca, tendremos muchas más soluciones llave en mano en el área de VDI con ella.

Empresas de la talla de Paypal, Google, BMW han demostrado irrefutablemente que OpenStack es viable para entornos de producción y, también ahora, tenemos la posibilidad de usarla para entornos de virtualización del puesto de trabajo al coste de un tercio de otras soluciones VDI en el mercado.