La virtualización de sistemas y el cloud computing es en la actualidad un tema muy candente, y con razón. La rápida evolución de las arquitectura de código abierto y la automatización y orquestación en el despliegue de las aplicaciones pueden permitir a los departamentos de TI construir más rápidamente aplicaciones y servicios para sus clientes.

Recientemente, la consultora IDC ha realizado una encuesta sobre el uso de estas tecnologías, entre los CIOs americanos del sector de TI en empresas de más de 500 empleados. El informe ofrece datos reveladores sobre lo que esperan las empresas cuando virtualizan su entorno y lo mueven a la nube. La mayoría de los CIOs que participaron en la encuesta esperaban reducir costes, aumentar la eficiencia de la presentación de servicios de TI y mejorar, como no, la flexibilidad mediante la implementación de OpenStack.

Sin embargo, desde nuestra humilde experiencia en la materia de nubes privadas (hemos implementado más de 250) y públicas, las empresas que buscan la reducción de costos a corto plazo deberían ser más prudentes. Mucha de la funcionalidad que existe en un entorno virtualizado en nube privada no existe todavía en una plataforma de nube publica o híbrida por el simple hecho de que las dos arquitectura soportan en la actualidad diferentes aplicaciones y cargas de trabajo.

Gracias a la nube y la virtualización, las empresas esperan reducir costes y aumentar la eficiencia de sus servicios TI.

Hay empresas a las que denomino “Company B” que se gastan mucho dinero en re-diseñar sus aplicaciones para que puedan ser ejecutadas en la nube. Pasado el tiempo se dan cuenta de que la nube no es el entorno adecuado para sus aplicaciones. Afortunadamente, hay otras firmas de tipo “Company A” que reducen los costes a corto plazo porque migran las aplicaciones adecuadas (cloud-enabled apps) a nubes de tipo infraestructura-como-un-servicio (IaaS en sus siglas en Ingles Infrastructure-as-a-services), las cuales sí están diseñadas para ofrecer una carga de trabajo distribuida.

Las cargas de trabajo que hoy en día se están desplegando en otros entornos de nube pública como Amazon son exactamente los tipos de aplicaciones que podrían perfectamente desplegarse también en una nube tipo IaaS.

Pero volvamos a la encuesta. Según la mayoría de los CIOs entrevistados, una de las barreras fundamentales a la hora de implementar una solución de nube IaaS y obtener los beneficios que ello implica es la falta de experiencia y de formación en el despliegue e implementación. Evidentemente, este hecho constituye un tremendo obstáculo en la adopción por parte de las empresas para moverse a la nube.

¿Está listo para migrar sus aplicaciones a la nube?

Empresas de la talla de PayPal, Google, BMW y JMG Virtual Consulting, han demostrado y seguimos demostrando irrefutablemente que ya es viable mover aplicaciones a una nube tipo IaaS para entornos de producción.

La rápida evolución de la arquitectura de código abierto está permitiendo en nuestro departamento de TI construir más rápidamente nubes de tipo IaaS como ocurre en el caso de nuestra solución del puesto de trabajo virtualizado que ofrecemos a nuestros clientes. En la actualidad, estamos usando OpenStack para crear un portal de autoservicio de plataforma ágil utilizando código abierto para los nuevos retos de nuestros clientes en el espacio del puesto de trabajo virtual.

Nuestro objetivo con OpenStack es bien claro: evitar la dependencia de proveedores en las soluciones de VDI (Virtual Desktop Infraestructura) para mitigar así el “elevado” coste de las licencias de estos entornos y pasar este ahorro a todos nuestros clientes.

Probablemente hayan oído historias acerca de eBay, PayPal durante su adopción de OpenStack para evitar por completo el lock-in de proveedores de tecnología. Pero estas implementaciones de OpenStack no ocurrieron de la noche a la mañana. En estas empresas, como en nuestro caso, se tardaron meses en implementar OpenStack.

En nuestro caso, un año después, ya tenemos terminada nuestra solución del puesto de trabajo en modo DaaS (Desktop as a Services) con OpenStack para empezar a ofrecer a todos nuestros clientes puestos de trabajo virtualizados en la nube a un precio muy razonable.