Empiece la transición a la cloud con una virtualización de servidores. A continuación, a su propio ritmo, evolucione hacia una arquitectura de centro de datos definido por software totalmente virtualizado. Virtualice la red, el almacenamiento, los servidores y la seguridad para crear centros de datos virtuales.